Compras Nacionales
Nuestro compromiso ambiental inicia con la compra en el campo. En muchas de las zonas del país, se sigue practicando la producción de frijol tapado, sistema que consiste en realizar carriles en toda el área a cultivar, regar la semilla al voleo, cortar y repicar la vegetación entre los carriles con el fin de facilitar la compactación y descomposición. Esta práctica tradicional previene la erosión por la lluvia o el viento, evita la explotación intensiva de los terrenos al permitirles periodos de descanso de hasta un año y, por lo general, se trabaja sin agroquímicos. Este tipo de producción se da en comunidades indígenas de Conte Burica, La Casona, Grano de Oro y otras zonas como Osa, Buenos Aires, Palmar Norte, Laurel de Corredores y Puriscal. A todos estos lugares nos desplazamos en la época de cosecha para la compra del frijol a una gran cantidad de pequeños agricultores.

En la zona norte del país, donde las áreas de producción son mucho mayores, se le da seguimiento y asesoría técnica a nuestros agricultores en aspectos como: preparación de terrenos, correcta aplicación de agroquímicos, fertilizantes nitrogenados, manejo de malezas y combate de plagas entre otros.

Nuestra planta está ubicada en una finca de dos hectáreas. Se ha venido desarrollando un programa de reforestación, con especies autóctonas, ornamentales y frutales que le darán alimento a la fauna de la zona. La siembra fue cercana a los 2.000 árboles, alargando el parche de bosque colindante y reforzando el área de influencia de la cuenca del río Reventazón. Además, el proceso productivo, a nivel de planta, se lleva a cabo con tecnología de vanguardia que garantiza no solo la calidad e inocuidad de los alimentos, sino que también, el menor impacto posible durante y después para el medio ambiente.

Nos enfocamos en rescatar la producción de los pueblos tradicionalmente frijoleros que son las zonas rurales con mayor pobreza y desigualdad social del país. En el pasado, muchas de estas comunidades, a falta de opciones de mercado, se vieron en la necesidad de abandonar la producción de frijoles y relegarla al punto de considerarla una actividad de subsistencia. Don Pedro, en su afán de incentivar y apoyar la producción del frijol nacional de forma comercial, ha llegado a establecer relaciones comerciales con productores y asociaciones de lugares de la Zona Sur tan remotos como lo son: Conte Burica, Ciudad Neilly, San Vito, Changuena, Curré, Palmar Norte, Osa, Buenos Aires, Pérez Zeledón; por otro lado, en la zona norte se realizan compras en las cantones de Guatuso, Upala, Los Chiles, Caoba, El Progreso, Santa Cecilia y La Cruz solo por mencionar algunos. Los lazos comerciales de la empresa con el agro abarcan más de 14 organizaciones y un gran número de productores independientes, estimando que las compras benefician a más de 5.000 agricultores nacionales. El despliegue logístico en la zona norte, para la temporada de cosecha, implica la apertura de varios centros de acopio que constituyen una fuente de trabajo para pobladores.

Paralelamente se desarrollan parcelas experimentales que buscan mayores rendimientos y menores costos para el agricultor. Además, establecemos jornadas de capacitación según las condiciones y los requerimientos, en temas como: agricultura orgánica, buenas prácticas agrícolas, manejo post cosecha, calidad y otros, con el fin de obtener mejores cosechas que se traduzcan en procesos de compra-venta más eficientes y un mayor bienestar económico para los agricultores. Asimismo se ha colaborado en temas de transportes, almacenamiento, semillas y alquileres para facilitar las condiciones de comercialización y mantener la producción de frijoles en el país. Nuestros esfuerzos hacen que se mantengan en producción y se garantice la comercialización de cerca de 3.000 ha alrededor del país.

Frijoles don Pedro fue concebida con la idea de brindar siempre lo mejor de lo nuestro. Esto implica para nosotros, lograr el mayor beneficio económico para los miles de pequeños agricultores que participan en el desarrollo de la cadena productiva del frijol. Nuestras compras para el 2014 representaron más de ?800,000,000 pagados al agricultor y a sus organizaciones, dinero que impulsa el desarrollo de las comunidades rurales más necesitadas del país. Las mismas se hacen por lo general de contado, asegurándole al agricultor una rápida recuperación de la inversión realizada.

Hemos logrado establecer relaciones comerciales duraderas con asociaciones de pequeños productores a lo largo del país con quienes, por medio de contratos, les garantizamos la compra de sus producciones a precios de mercados que les garantiza una participación activa en la economía del país. Desde nuestros inicios hemos estado presente y adquiriendo un porcentaje importante de la cosecha nacional. Al día de hoy podemos decir con orgullo, y basado en las estadísticas de compra del Consejo Nacional de Producción (CNP), que somos la segunda industria que más compra frijol nacional.

Desde el año 2009 se vienen realizando proyectos en más de seis comunidades indígenas logrando compras por más de ?40 millones de colones, convirtiéndonos en una importante fuente de ingresos para estas comunidades. Nuestro compromiso nos ha llevado a donarles semilla de frijol en los pueblos nativos como una forma de contribuir a su crecimiento económico. Además se han otorgado beneficios por más de ?17,000,000 entre patrocinios, donaciones, regalías, a distintos pueblos del territorio nacional.
Zonas Productoras de Frijol



Compras Internacionales
A nivel internacional compramos tanto frijol rojo como negro proveniente de los siguientes Países:
Frijol Rojo
Estados unidos
Canadá
Colombia
Etiopía
Compras Internacionales
China
Guatemala
Honduras
Nicaragua